gray coffee jar

¿Cómo Moler Café Sin Molinillo? |Guía Perfecta

¡Comparte!
coffee bean filled coffee cup with matching saucer
La frescura se garantiza moliendo el café en grano inmediatamente antes de prepararlo, lo que reduce la exposición al oxígeno que destruye el sabor y evita que los sabores naturales del café queden insípidos y rancios

La frescura se garantiza moliendo el café en grano inmediatamente antes de prepararlo, lo que reduce la exposición al oxígeno que destruye el sabor y evita que los sabores naturales del café queden insípidos y rancios. ¿Y si no tienes acceso a un molinillo? ¿Cómo puedes moler granos frescos todas las mañanas para preparar la importantísima taza matutina? ¿Cómo moler el café sin un molinillo?

Sin tener que salir a comprar un molinillo antes de desayunar, puedes reproducir rápidamente la textura y la consistencia que proporciona uno con unos pocos utensilios de cocina básicos y un poco de esfuerzo. Aunque no haga la taza de café ideal, te ahorrarás la vergüenza de intentar usar café premolido o ir a una cafetería.

 

Con un mortero y una maja, muele los granos de café a la antigua usanza:

Terminarás con un polvo fino de granos de café

1 . Mortero y maja

A lo largo de los años, los tradicionalistas y farmacéuticos han utilizado este método para moler finamente especias, medicamentos y plantas. Se trata de un movimiento de martilleo y rodadura que ayuda a producir una mezcla de molido consistente. Este molinillo alternativo producirá una molienda fina similar a la del café expreso.

Llena el mortero con una pequeña cantidad de café:

En pocos minutos, puedes conseguir un molido suave con una cantidad ínfima de café

El mortero debe sujetarse con la palma de la mano principal, mientras que el mortero debe sujetarse con la otra. Mantén un agarre firme del mortero para evitar que se te caiga de las manos cuando lo estés machacando con el mortero. Machaca a la fuerza los granos de café con el mortero.

Para mantener una molienda constante, asegúrate de moler todas las esquinas

Sigue machacando y añadiendo granos hasta que alcances el volumen perfecto de café.

Para obtener resultados más precisos, añade una pequeña cantidad cada vez

Después de triturar, utiliza el mortero para hacer rodar los posos de café mientras mueles los granos para obtener una textura más fina.

Los granos de café se vuelven más finos cada vez.

Leer Más  ¿Cómo Hacer Café De Prensa Francesa? | Guía Perfecta

Sin embargo, debes seguir moliendo y rodando hasta alcanzar la textura y consistencia perfectas

2. Un rodillo

Un rodillo tiene la capacidad de comprimir y moler los granos de café gracias a su diseño. Esto asegura una textura consistente, a la vez que permite una molienda más suave.

Llena una bolsa de plástico o una sustancia equivalente con la cantidad deseada de café. Coloca la bolsa en posición horizontal sobre la encimera o sobre una tabla de cortar. Aplasta los granos con el alfiler como si fuera un martillo y dales la vuelta Cuando los granos se desintegren, oirás unos sonidos de aplastamiento. Haz rodar el pasador hacia delante y hacia atrás hasta alcanzar la estabilidad óptima. Sigue aplastando los granos si tienden a ser altos

3. Un martillo

Puedes partir y triturar rápidamente los granos de café con un mazo, un cuchillo o un ablandador de carne. Para evitar dañar la encimera, utiliza estos productos con precaución. Este método se utiliza sobre todo para crear un terreno grueso o medio. Coloca tus granos de café entre dos hojas de papel pergamino o en una bolsa de plástico. Aplica presión hacia abajo a los granos con tu martillo. Aplástalos hasta que tengan la calidad que te guste.

Para conseguir una molienda uniforme, aplasta de un lado a otro de la bolsa. Esto también garantizará que la textura siga siendo suave.

4. Un cuchillo

Si no puedes encontrar ninguno de los elementos mencionados anteriormente, bastará con un cuchillo de carnicero. Tiene una punta mucho más ancha, lo que le da una mayor superficie y más potencia para aplastar y triturar las judías. Con esta herramienta conseguirás un molido medio o medio fino. Sin embargo, si nunca has utilizado un cuchillo de carnicero, puedes probar con otra herramienta.

Sobre una tabla de cortar, extiende los granos de café.  Coloca el cuchillo sobre los granos de café en posición plana. Para romper los granos, presiona fuertemente con la mano.

 

La calidad y la uniformidad del molido son la clave para hacer la mejor taza de café, según una de las voces más destacadas de la industria del café. Un molido consistente garantiza que los sabores deseados de tu café se absorban uniformemente, así como que cada taza que prepares sea tan deliciosa como la anterior. Un molido desigual tiende a sobreextraer algunos granos y a infraextraer otros, dejando el café con un regusto «calcáreo».

Leer Más  ¿Cómo Utilizar Un Molinillo De Café?

Si no tienes un molinillo, la mejor manera de conseguir un molido suave en tus granos de café es moler o aplastar unos cuantos granos a la vez. Esto te da mucho más control sobre la calidad de los granos, así como una indicación visual de la textura y la finura que te gustan. Si quieres un molido totalmente uniforme, ve despacio y asegúrate de repetir los mismos movimientos con un cuchillo o una batidora.

Si no consigues una textura fina y uniforme en los granos, prueba a preparar el café en una prensa francesa, que está demostrado que funciona mejor con un molido más grueso y es más indulgente con las irregularidades. Y, como en tantos otros aspectos, la repetición es el secreto del éxito.

La uniformidad y la precisión del molido, según los profesionales y expertos de la industria del café, son fundamentales a la hora de preparar la taza de café ideal. La uniformidad del molido permite extraer los sabores que se encuentran en los granos de café con mayor precisión. Una extracción excesiva o insuficiente puede producirse con un molido desigual, lo que da lugar a un sabor calcáreo. Si no tienes un molinillo, simplemente aplasta o muele unos cuantos granos a la vez para conseguir la mayor consistencia. Esto te da cierta ventaja sobre la textura. También debes ir despacio y repetir los movimientos repetidamente hasta alcanzar la uniformidad de la molienda.

Aunque hay varias formas de moler el café sin un molinillo, el mortero es la mejor opción para conseguir la consistencia y la textura adecuadas, sobre todo para un molido más fino como el que se utiliza en las máquinas de café expreso.

Como este aparato se creó para triturar frutos secos, semillas y especias, usarlo para moler granos funciona como una fantasía.

Cuando compres un mortero, busca uno de material cerámico, ya que es menos quebradizo y no mantiene el sabor amargo y rancio del café oxidado con cada uso.

Así que ahí lo tienes: un método para moler café sin necesidad de utilizar un molinillo.

Moler los granos se convertirá pronto en una parte integral de tu rutina diaria, gracias a la mayor abundancia y calidad superior del café fresco en grano